Por la unidad del sur

El próximo 25 de Mayo se celebran las elecciones al Parlamento Europeo. Ante la situación de España de la que todos somos conscientes: paro, desigualdad, pobreza, miseria…. Entre la población está corriendo la intención de no ir a votar, de abstenerse.

Desde aquí, un humilde espacio que hemos armado unos estudiantes de ciencia política, quiero hacer un llamamiento por la votación, es imprescindible votar en estas próximas elecciones al Parlamento Europeo porque. al margen de que el sistema institucional impuesto en la Unión Europea deje al Parlamento Europeo con poco poder de decisión (en resumidas cuentas, sólo puede legislar sobre lo que le dicta la Comisión Europea) la abstención beneficia a los dos partidos mayoritarios, en este caso la abstención es un “voto” para el bipartidismo, para lo que hay, para las élites económicas, para los de siempre, para esos que han votado juntos el 67% de las veces en el propio ‘europarlamento’ y que ahora que ven peligrar sus opciones hablan de una gran coalición, abstenerse en estas elecciones es seguir “votando” por la continuidad de esta estructura de la Unión Europea que tanto daño ha hecho al sur, desposeyéndola de toda soberanía y dejándola sumisa a las medidas impuestas por la ‘troika’, por el norte, que hasta ahora sólo ha significado para su población paro, desigualdad, hambre, pobreza, y recortes en el Estado del Bienestar (educación, sanidad, prestación por jubilación…).

No hay nada más que comprobar las tasas de pobreza infantil, pobreza, desigualdad y paro (continuando en el caso de España, ya se ha alcanzado el 25 % de tasa de ro y más del 50% de paro juvenil) de los países del sur de Europa (Portugal, España, Grecia, Italia) para comprobar que es necesario un cambio en las políticas de la Unión Europea, que esto ya no puede continuar igual.

Antes esta situación descrita, muchos se preguntan qué puede hacer un país del sur, como por ejemplo el nuestro, en esta situación teniendo en cuenta estas políticas procedentes de la Unión Europea.

Yo lo tengo claro, las medias más destacables que se deberían tomar para cambiar el rumbo de estos países serían las siguientes: debería tomar el control de la política monetaria, realizar una auditoría pública de la deuda y declarar la suspensión de pago de la parte de la deuda que considere ilegítima, nacionalizar la banca para al fin, dar crédito a las familias y a las PYMES (el verdadero motor de nuestro país), crear un sistema de control para evitar la fuga de capitales y las condiciones de empleo dignas, nacionalizar los sectores estratégicos (como por ejemplo, el transporte o las eléctricas), debería también realizar un proceso de reindustrialización para compensar toda esta década de privatización y desnacionalización de la industria que han realizado los gobiernos neoliberales, también debería, por supuesto, llevar a cabo una reforma fiscal realmente progresiva para que paguen más los que mas tienen y luchar contra el fraude fiscal de las grandes fortunas.

Es evidente que, en el marco de la Unión Europea en el que nos encontramos, es muy difícil que estas propuestas puedan llevarse a cabo por un sólo Estado, por lo que creo que la única solución posible es la unión en un programa común, que albergue todos estas propuestas como puntos principales, para plantear definitivamente una alternativa a Maastricht, una alternativa de todos los países del sur de Europa que tenga la suficiente fuerza para ser escuchados, dejar claro que ya no se conforman con ser la periferia de Europa a la que “los ricos del norte” puedan irse de vacaciones, y, en definitiva, utilizar esta alianza del sur para avanzar hacia una democratización de la propia Unión Europea.

Por la unidad del sur.

¿Quieres añadir algo más? Adelante.....

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *