La paz en cifras

Ayer se celebró en nuestro país el conocido como Día de la Paz, aunque en el realidad lo que celebramos es Día Escolar de la No Violencia y la Paz, ya que la ONU celebra esta jornada el veintiuno de septiembre desde 1981, si se puede decir que haya algo que celebrar.
desplazadosEn un mundo en el que más de 51 millones de personas viven desplazadas de sus hogaresacausa de conflictos bélicos y persecución, no podemos pensar que actividades de sensibilización como recortar siluetas de palomas o soltar al aire globos de colores (que se realizan en prácticamente todos los centros educativos), puedan conseguir acercarnos un poco más al fin de todas las formas de violencia generalizada que afectan a la humanidad. Sin embargo, desde el confort de nuestro sofá deberíamos de ser conscientes de que podemos hacer algo por acabar con ella.

España es el 7º exportador de armas más importante del mundo. Metralletas, munición y tanques son exportados a empresas para las que la guerra es un negocio, o directamente a gobiernos que someten a su pueblo sin intermediarios. Armas que, por ejemplo, acaban usándose en Gaza, donde entre julio y agosto de 2014 más de cuatro mil civiles fueron
asesinados, diez mil resultaron heridos y mil quinientos menores de edad quedaron huérfanos
como consecuencia de las ofensivas israelíes.

Las peores consecuencias de los conflictos que creamos los adultos las sufren los niños. Solo enSiria, se estima que más de 5,5 millones de infantes sufren las consecuencias de una guerra civil que ya dura cinco años y parece no tener fin. Pero no tenemos que irnos tan lejos para encontrar situaciones similares: en menos de un año y después de más de cuatro mil muertes, cerca de 1 millón de personas han tenido que huir de Ucrania por el enfrentamiento de europeístas y pro-rusos.

gazaLa opinión generalizada apunta que los gobiernos tienen en sus manos acabar con los conflictos en los que intervienen, pero resulta difícil de imaginar si tenemos en cuenta que la mayoría de las veces son estos quienes mayores atentados cometen contra la paz; en la localidad mexicana deAyotzinapa, cuarenta y tres estudiantes universitarios siguen en paradero desconocidodesde septiembre después de protagonizar sendas revueltas estudiantiles en defensa de la educación pública; en más de ochenta países, la homosexualidad está prohibida e incluso en diez de ellos castigada con la muerte. No mucha mejor suerte corren las personas transexuales, ya que se estiman más de mil quinientos asesinatos por transfobia en los últimos seis años en todo el globo, cifra que con seguridad podemos señalar errónea considerando que la mayoría de países no incluyen expresamente este tipo de crímenes en su legislación.

Imposible también olvidarse de la violencia cometida contra el género femenino: la ONU estima que más del 70% de las mujeres del mundo sufrirán algún tipo de violencia a lo largo de su vida por el simple hecho de serlo. Cabe recordar que en los últimos ocho años, en nuestro país laviolencia machista se ha cobrado 548 vidas, y solo en lo que va de 2015 ya son 4 las mujeres muertas a manos de sus parejas o exparejas.

La paz no solo está perturbada por conflictos a escala internacional: nuestras acciones individuales pueden acercarnos un poco a ella o alejarnos mucho de conseguirla. Cambiar de canal cuando los telediarios nos hablan de muertes y asesinatos puede ser un ejercicio de irresponsabilidad si no conseguimos concienciarnos de que nuestra voluntad individual es un requisito indispensable para alcanzarla. Presionar a nuestros gobernantes, empatizar con el sufrimiento desde miles de kilómetros de distancia e inculcar buenas prácticas en el trato con los nuestros definirán el mundo en el que viviremos mañana.

¿Quieres añadir algo más? Adelante.....

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *